viernes, 15 de junio de 2018

+ Fake abstract +


En el estudio hacemos mucho hincapié en los aspectos formales de la pintura, y es lógico porque nuestra preocupación principal es la metodología del trabajo. Cómo componer una imagen para que resulte más atractiva. Cuál es la carga que hay que añadir al acrílico para conseguir una textura concreta. Qué colores mezclar para llegar a ese tono especial. Estas son las preguntas que nos preocupan. Pero la pintura no es sólo un trabajo de procedimiento, se busca la comunicación de un mensaje, la elaboración de una reflexión, una protesta, una crítica, la transmisión de una experiencia… De hecho, los pintores consiguieron separarse del gremio de artesanos en el que se les incluía en la edad media, por este plus de contenido que transmiten sus trabajos. Una jarra de cerámica o una olla de latón podían ser perfectas en su elaboración y diseño, pero el contenido de un cuadro hizo del pintor un artista, no sólo artesano.

Lino Lago (Redondela, Pontevedra, 1973) es uno de los artistas españoles con un discurso crítico más definido y comprometido desde la pintura. Ha expuesto en lugares tan dispares como Madrid, París, Copenhague, Nueva York, Milán, Miami o Chicago. Las imagenes que adjunto son de una colección que se titula “Fake abstract” (falso abstracto). De lejos aparentan campos de color con un gesto que los rompe. Pero al acercarnos descubrimos que el rastro está mostrando los rostros de mujeres obtenidos de pinturas de la historia del arte. Un guiño a la tradición, un juego irónico sobre la abstracción, con una elaboración cuidada, exquisita, y un sentido del humor que lo envuelve todo (www.linolago.com)

Me gustan los comentarios de Lago que podéis leer en la entrevista que recoge latamuda.com:

“…
LT_ ¿Quién decide qué es arte?

LL_  Nadie. En sentido estricto el arte es exclusivamente lo que hace un artista, solo, con su conciencia.
Otra cosa es el mundo del arte: Una masificación enorme,  donde lo único “importante” son las interrelaciones dentro de su esfera y a su vez con otras esferas. Nadie decide nada solo. Lo importante es que nada se pare. Las obras de arte solo son piezas del juego y discernir cual tiene mas “arte” es perder el tiempo, por eso la criítica se ha puesto en ridículo.
LT_ Una institución pública indispensable…, y un espacio privado…

LL_ La institución pública más importante y la que habría que cuidar con más esmero debería ser el sistema educativo. El espacio privado que más respeto es cualquier estudio de cualquier artista.
LT_ ¿Alguna buena noticia vinculada al arte?

LL_ Claro. Los artistas aun existen.”








+ El color de la luz +

El próximo martes, día 19, a partir de las 18,30 h. inaugura Emma, compañera del taller, en el Colegio de Abogados de Baleares. Todos estáis invitados y seguro que se alegrará mucho de poder compartir sus últimos trabajos con vosotros.




- Semana 35 - Ester


- Semana 35 - Eva


- Semana 35 - Isabel


- Semana 35 - Joan C.


- Semana 35 - Juan S.


- Semana 35 - Julia


- Semana 35 - Kirsty


- Semana 35 - Magdalena


- Semana 35 - Marga P.


- Semana 35 - Marga S.


- Semana 35 - Mercè


- Semana 35 - Pia


- Semana 35 - Pilar P.


- Semana 35 - Ángeles


- Semana 35 - Clara


- Semana 35 - Coloma C.


- Semana 35 - Coloma M.


- Semana 35 - Emma


- Semana 35 - Esperança


viernes, 8 de junio de 2018

+ Valorando el proceso +


Llevamos dos semanas hablando de escultores y vamos un día más con el tema, porque los artistas no dejan de enriquecernos con sus propuestas. Hemos visto cómo Tárdez utilizaba resina policromada y la combinaba con objetos encontrados, para alumbrar la chispa de nuestra sonrisa y la reflexión del pensamiento. Claire Fontana, en cambio, bebía de la tradición y utilizaba de forma increíble el bronce, uniéndolo al cristal con naturalidad para transformar lo inerte en móvil, lo pesado en veloz.

Hoy un artista en las antípodas de los otros dos. Me he resistido a colocar fotos, porque su arte está más en el proceso que en el resultado:






Sí, son sorprendentes esculturas en equilibrio, sin ningún pegamento, y por tanto efímeras. Es un concepto muy oriental y alejado de nuestras cultura, acaparadora de bienes físicos. Posiblemente todos hayáis visto en la televisión a los monjes tibetanos construir un mandala con polvos de colores, para luego destruirlo al acabar la obra. Lo importante ahí es el proceso, la conciencia que se desarrolla en el trabajo. Y la destrucción final hace caer en la cuenta de lo pasajero que es todo. Permite disfrutar de la belleza mientras la pieza se crea, pero busca liberarse del apego al objeto, todo acaba fundiéndose en el tiempo. Así son las esculturas de Pontus Jansson. Verlas crecer y equilibrarse es hermoso, increíble su pericia, placentero el resultado. Sus formas son cautivadoras, elegantes en su sencillez. Sus materiales cercanos y nobles. Y sólo la fotografía puede dar constancia de aquello que más temprano que tarde volverá a desintegrarse. Toda una lección de vida. Una enseñanza que nos desagrada e incomoda. Quisiéramos vivir para siempre, no consentimos que lo que está a nuestro lado perezca, y mucho menos nuestras ideas y convicciones. Si vais al museo de Pollença podéis contemplar en una habitación un mandala de pigmentos realizado por unos monjes tibetanos. Las paredes contienen fotos y explicaciones del evento. Y en medio de la sala, el mandala pulcramente conservado en una poderosa mesa-vitrina de cristal. Nada más contradictorio con el espíritu de los creadores. Ah! Pero así el objeto podrá contemplarse por los siglos de los siglos, tasarse, exhibirse, valorarse.

No estoy en contra de los objetos. De hecho, nosotros artistas, somos creadores de ellos y a menudo producimos tantos que no sabemos dónde ponerlos. Pero comprender la importancia de la conciencia del proceso y del aprendizaje como dador de sentido, y valorar a la par la construcción de la obra y el resultado final es la buena pedagogía de Jansson.

- Semana 34 - Coloma M.


- Semana 34 - Emma


- Semana 34 - Esperança


- Semana 34 - Geni


- Semana 34 - Gloria


- Semana 34 - Inma


- Semana 34 - Joan B.


- Semana 34 - Juan S.


- Semana 34 - Julia


- Semana 34 - Kirsty


- Semana 34 - Magdalena


- Semana 34 - Marga P.


- Semana 34 - Maria Antònia


- Semana 34 - Miquela


- Semana 34 - Pedro


- Semana 34 - Pilar P.


- Semana 34 - Rafa


- Semana 34 - Bel


- Semana 34 - Clara


viernes, 1 de junio de 2018

+ Sumergirse en la vida +


Otro de los artistas que me llamó la atención en el viaje a Ibiza fue Claire Fontana, también dedicada a la escultura. Nacida en Estrasburgo en 1972, cursó estudios de escultura y pintura en la Escuela de Artes Decorativas. Posteriormente en 1995 marchó a Carrara, en Italia, para tomar la especialidad de escultura y durante tres años estudió en la Academia de Bellas Artes de esta ciudad. Hoy vive y trabaja entre Francia e Italia y sus esculturas se encuentran en colecciones de toda Europa.

La obra de Fontana es en bronze y vidrio, y aunque trabaja el gran formato, lo que yo vi en Ibiza era de pequeño tamaño. Sus esculturas son la congelación de un instante, una dinámica en plena tensión que ha sido captada en toda su fuerza. Burlándose de la gravedad, el pesado bronce se torna pluma y el frio y duro cristal metamorfosea en un líquido fluido y flexible, así es la magia que consiguen sus piezas. El metal está trabajado con libertad, sin buscar un acabado perfecto, porque quiere transmitir el movimiento de algo orgánico y vivo. Además, el color azul del agua es tan intenso que cautiva los ojos, minutos incontables pasan sin que desees apartar la vista de su hechizo. Su superficie plana pero no perfecta, recuerda claramente al líquido antes de ser horadado por el saltador, que lo penetrará limpiamente y provocará mil salpicaduras a su alrededor. Es un feliz engaño, placentero, veraniego, “joie de vivre” (alegría de vivir).

El mensaje de Fontana es claro, no hay que desperdiciar más el tiempo con excusas y lanzarse al mar, que es la vida, sin miedo. No dejemos pasar las oportunidades, no hay nada que temer, vamos acompañados.






- Semana 33 - Natalia


- Semana 33 - Nuria